Cualquier edición de Magic, pero, sobre todo, una ambientada en un nuevo plano de su vasto universo, es la oportunidad perfecta para encontrar nuevas palabras de juegos.

Empecemos nuestra andadura en Kaladesh, por orden de color, con las cartas blancas. La primera que os puede llamar la atención, con solo tres letras, ya es todo un quebradero de cabeza, os presento a:

roc

Es normal encontrarse con numerosos nombres de seres mitológicos en un juego con esta ambientación, así que un mero «roc» no soprende, ¿o sí? Conocí al roc hace mucho tiempo en el videojuego Heroes III:

roc

Ay, ¡qué recuerdos! La cuestión es que tenía asumido que eso era un roc, un ave gigante. Pero, si buscas en el diccionario online de la RAE, no hay ni rastro de la palabra. Pero sí de otras muy parecidas: «ruc» y «rocho». La historia es más compleja de lo que parecía, pero resulta que en inglés se usa «roc» y que posiblemente haya derivado de nuestro «ruc» y «rocho», los cuales a su vez tienen origen árabe. Un lío. La gracia está en que ahora en español se usa sobre todo «roc», basándonos en el nombre inglés, cuando fue este el que derivó de los nuestros. Ah, sí, y se habla del «rocho» en el prólogo de La Celestina:

Pues si discurrimos por las aves e por sus menudas enemistades, bien afirmaremos ser todas las cosas criadas a manera de contienda. Las más viven de rapiña, como halcones e águilas e gavilanes. Hasta los groseros milanos insultan dentro en nuestras moradas los domésticos pollos e debajo las alas de sus madres los vienen a cazar. De una ave llamada «rocho», que nace en el índico mar de Oriente, se dice ser de grandeza jamás oída e que lleva sobre su pico hasta las nubes, no sólo un hombre o diez, pero un navío cargado de todas sus jarcias e gente; e como los míseros navegantes estén así suspensos en el aire, con el meneo de su vuelo caen e reciben crueles muertes.


Pasemos de los animales mitológicos a otros más reales pero quizá desconocidos, al menos, con estos nombres. En blanco tenemos a:

ibice

Y en azul a:

quelonio

No hay duda de lo impetuoso de estos dos animales. El íbice es una especie de cabra montés y «quelonio» es una forma guay de decir «tortuga». Que por cierto, uno de las posibles explicaciones del origen de la palabra «tortuga» tiene que ver con el Tártaro, el infierno, pues serían habitantes procedentes de allí, una especie de demonios. Me alegro de que, de existir, los demonios sean así de lentos.


Pasemos al color negro, es curioso cómo han traducido dos cartas relacionadas, en inglés llamadas Live Fast (literalmente, vive rápido) y Die Young (muere joven), como:
tempusfugitcarpediemTempus fugit, carpe diem. El tiempo vuela, vive el momento. Muy poético, pero desconozco por qué no han usado una traducción más literal.


En inglés puedes juntar dos palabras, muchas veces sin modificarlas, de tal manera que tienen sentido y además suenan bien. En español no se puede tan fácilmente. Por ejemplo, tenemos la palabra «invocador» y la palabra «mapache», summoner y raccoon en inglés, respectivamente. Si queremos crear un personaje en español que se ajuste a ello, no podemos simplemente juntar las palabras. Necesitamos añadir una preposición «Invocador de mapaches» o modificar el verbo «Invocamapaches», mientras que en inglés tiene perfectamente sentido Raccoon summoner. En Magic hay tantos nombres que los creativos no tienen más remedio que juntar varias palabras para no repetirse. Así tenemos en las traducciones criaturas como esta:
palabra-compuestaPuñomaza perforapuertas. Pues no suena tan mal.


Y el último color, el verde. ¿Qué tenemos aquí? Nada más y nada menos que un bandar. ¿Cómo? ¿No sabes qué es eso?

bandarEsta carta, que pasará a la historia del Magic como el mejor y el peor primate felino, puede tomar su nombre de Bandar-log, una tribu de monos de El libro de la selva, aunque en español son los Bander-Log. O no. Pero, ya que tiene parte de felino y otra de primate, ¿por qué no primalino? ¿O felimate? ¿Gatomono? ¿Gano? ¿Moto? Mejor dejémoslo como está.


Lo sé, lo sé, faltan las cartas más importantes de Kaladesh, los artefactos. Y también las tierras. Casi KALADESHjo para otra ocasión.

Fuentes: Rinconcete, Wikipedia, RAE, Etimologías de Chile, Dictionary.

8 Comentarios

  1. Si en algo me ha sorprendido José María Faraldo en su labor de traducción de la saga literaria del brujo Geralt de Rivia, es que prácticamente cualquier criatura, por muy fantástica y/o mitológica que sea, probablemente tenga un término muy digno e incluso añejo en nuestro propio idioma. Como para tener que usar nombres en V.O.