Puedes iniciar un falso rumor sobre una persona, puedes pedirle dinero y no devolvérselo nunca, puedes humillarla delante de su amor platónico, pero nada de esto rompe tanto la amistad como una partida de Scattergories.

Seguramente conocéis la terrible discusión primigenia de Scattergories, el eterno debate escindefamilias y destruyeamigos: ¿QUÉ ES UNA COSA? ¿SON LAS PLANTAS COSAS? ¿Y LOS ANIMALES? ¿Y LAS PERSONAS? Porque claro, cuando en la lista 1, pregunta 10, te dicen, con la P, «Cosas que se encuentran en el mar», ¿vale responder «pulpo»?

Siempre había sido un firme defensor de la idea de cosa como algo necesariamente no vivo. Pero no lo había contrastado hasta hoy. «Cosa», como muchas otras palabras, tiene varias acepciones. Unas, la definen como «lo que tiene entidad, ya sea corporal o espiritual, natural o artificial, concreta, abstracta o virtual» y otras «objeto inanimado, en oposición a ser viviente». ¿Por cuál os decantáis para jugar? ¿Por la segunda como yo?

ERROR. Lo único que conseguía así era prolongar indefinidamente las discusiones. Pero mi vena de jugador sabe perfectamente que para hacer más factible el juego, «cosa» puede ser cualquier cosa. Sí, lo he dicho a propósito. «Cosa» debe interpretarse en este contexto como lo que es, una palabra comodín, como «cacharro», «cachivache» o «chisme». Así que, cuando preguntan «Cosas que se encuentran en una nevera», voy a dejar de ser estricto y permitir que digan «zanahoria», «tomate» y «tu cadáver».

Por cierto, este juego también es famoso porque un anuncio suyo dio origen a la expresión «aceptamos barco», que se usa cuando no quieres darle la razón a alguien pero tampoco quieres seguir discutiendo. Es una frase muy recurrente en Quest Stories (publicidad perfectamente encajada). Precisamente Nancy la utilizó durante la presentación. Y de ello se derivan dos subanécdotas. Con la intención de darle un toque medio «elige tu propia aventura», que para eso estamos en un blog de juegos de mesa, decide:

Quiero leer sobre la anécdota relacionada con la pulcritud y los rinocerontes (ve a 1)

Quiero leer sobre la anécdota relacionada con la memoria colectiva errónea (ve a 2)

1. Pulcritud y rinocerontes

El anuncio era así en su versión original en inglés:

Al pobre dueño del juego no le dejan poner neatness (pulcritud) como una enfermedad, ni le aceptan rinoceronte como animal de granja. Pero la cuestión es, ¿por qué no se tradujo literalmente así al español? ¿Acaso no da lo mismo? ¿Por qué cambiar la pulcritud por el barco y la enfermedad por el animal acuático? Es más, ¡creo que no existía la categoría de animales acuáticos!

Si todavía no has leído 2, ve a 2. Si ya has leído 2, ve a 3.

2. Memoria colectiva errónea

El anuncio en español era así:

Como le pasa a Nancy en el enlace de arriba, como yo pensaba que era y como pasó a la memoria colectiva, según mis investigaciones: ambas partes del anuncio se fusionaron en una sola, ni aceptamos barco como animal acuático ni pulpo como animal de compañía, sino que aceptamos barco como animal de compañía. ¿Por qué sucedió esto? ¿Comenzó como una exageración o un chiste dentro del chiste que se extendió? ¿O todos tenemos la misma mala memoria?

Si todavía no has leído 1, ve a 1. Si ya has leído 1, ve a 3.

3. Fin

Dejar respuesta

:Sarcastic:  :Grin:  :Not-Amused:  :Money-Mouth:  :Mini-Frown:  :Footinmouth:  :Slant:  :Sealed:  :Embarrassed:  :Ambivalent:  :Cool:  :Laughing:  :Sick:  :HeartEyes:  :Gasp:  :Thumbs-Up:  :Wink:  :Cry:  :Smile:  :Heart:  :Angry:  :Thumbs-Down:  :Content:  :Yum:  :Frown:  :Yuck:  :Innocent:  :Mini-Smile:  :Crazy:  :Kiss:  :Naughty:  :Confused:  :Nerd: