Habréis notado que en los laterales de esta web se anuncia Quest Stories, el nuevo juego que publicará Ediciones Primigenio, ilustrado por Chema Vicente, maquetado por Paco Dana y diseñado por el que escribe.

Gran parte de la gracia de Quest Stories se encuentra en una figura retórica que me encanta: el oxímoron. Un oxímoron se define como la presencia de dos términos opuestos para crear un nuevo sentido. Por ejemplo, los clásicos: un instante eterno, puede que el instante haya sido de tal importancia que haya hecho detenerse el tiempo; o un silencio atronador, en una situación tan tensa que ensordece más que el ruido.

En Quest Stories hay 80 personajes (más alguno promocional) y muchos de ellos pretenden ser un oxímoron andante. Quizá los que podría entender cualquiera sean algunos como el ermitaño sociable, el anciano ágil, el ilusionista desilusionado o la música desafinada.

quest-stories-ilusionista-desilusionado

Ya si nos vamos a un vocabulario más específico de fantasía o de frikismo en general, nos encontramos con una medusa tímida, un berserker reflexivo o un druida sesgado, entre otros.

quest-stories-medusa-timida

Por cierto, lo más gracioso es que mi nombre, Pablo Grande, es un oxímoron, pues Pablo significa pequeño.

8 Comentarios